Depuración étnica/Ethnic Cleansing

 

 

DSC_3073.jpgDSC_3074.jpgDSC_3075.jpgDSC_3077.jpgDSC_3079.jpgDSC_3080.jpgDSC_3083.jpgDSC_3084.jpgDSC_1465.jpgDSC_0579.jpgDSC_0578.jpg1-c50.jpgDSC_0572.jpgDSC_1273.jpg10-c48.jpg11-c2.jpgDSC_1218.jpg12-c2.jpg14-c47.jpgDSC_7500.jpgDSC_0576-c25.jpg15-c78.jpgDSC_5579.jpg16-c8.jpgDSC_3413.jpg2-c92-c4.jpgDSC_3198.jpg3-c36.jpg4-c81.jpgDSC_1220.jpg5.jpgDSC_2627.jpgDSC_3300.jpgDSC_1500.1.jpgDSC_2021.jpg6-c79.jpgDSC_3542.jpgDSC_3094.jpg7-c15.jpgUntitled-2.jpg8-c39.jpg9-c74.jpgDSC_0573.jpgDSC_0580.jpgDSC_1878.jpgDSC_1868-c14.jpgDSC_3050.jpgnegativos.jpgDSC_0582.jpgDSC_3066-c88.jpgDSC_3054.jpgDSC_3058.jpgDSC_3060.jpgDSC_3061.jpgDSC_3065-c17.jpgDSC_3086.jpg9 copy.jpg10 copy.jpg7 copy.jpg8 copy.jpgDSC_3087.jpgDSC_3090.jpgDSC_3092.jpgDSC_3045.jpgDSC_3042.jpg

Installation view at Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca MACO, 2015.  

 

 

 

El indio

El indio no es el que mira usted
en el catálogo de turismo,
cargando bultos
o llevándole comida a la mesa.
Tampoco el que ve desde la ventanilla
y pide monedas haciendo malabares,
ni el que habla una lengua muy otra
y resiste fríos nocturnos.
No, el indio está adentro,
y a veces se le sale, acéptelo,
aunque lo entierre en apellidos,
aunque lo socave bien
y niegue su manchita de infancia,
ahí está, acéptelo.
Y si aparece esa agua rancia,
voraz, el aguardiente que inflama,
ya verá que se le sale,
el indio empuja con su fuerza de siglos,
emerge ardoroso y se le sale,
con lo guardado,
con lo que dura doliendo.
No, no es otro,
el indio soy yo,
a ver, repita conmigo.
 
Alan Mills

 

 

 

Video pieces at Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca MACO: 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atom, ëëts

Ja ne’kx, ja kojpk. Atom, ëëts, mejts, ëjts. Ja në’ëjpy amajtskëp. Miky mot ja në’ëjpy.
Ja ne’kx, ja kojpk: tsäjpts, yëjk, tsujxk, poop, tsu’nk, pu’ts, jääm. Jä’äy, tëxytyëjk, jëtyëjk, miky, mot.

Poop xëtot kyaxi’iky, tsu’nkëp ja kyë’ ku ja o’ojkën jyä’tn, , xëë än t’akyëjkëp, tsäjptsku’tsn tëë jyäjtn, pu’tsëp ja nye’kx, tëë y’atsujxk ku ëjts tëë nkëtay, jaamëp ëjts.

Xjën’ejxp mejts, x’ejxp mejts, xnë’ejxp mejts, x’ejxpätp mejts. ¿Mää ëjts ntsu’nk? ¿Mää ëjts ntsäjpts? ¿Mää ëjts npoop? ¿Mää ëjts nne’kx tsujxk y’o’kn? ¿Mää ëjts nwääy pyu’ts? ¿Mää ëjts nween yyëjk? ¿Mää ëjts nnë’ëjpy tsyäjpts? Tsu’nk ëjts nnë’äk, tsäjpts ëjts nween, poop ëjts nkë’, tsujxk ëjts nwääy, pu’ts ëjts nween, tsäjpts ëjts npääjk.

¿Nyëkajpxpy ja mne’kx pën mejtsa? ¿Nyëkajpxpy ja mne’kx pën atoma? ¿Nyëkajpxpy ja mne’kx pën ëëtsa? Atom jëte’n atom; ëëts, jëte’n ëëts.

Amajtskëp ja pääjk, amajtskëp ja në’ëjpy, amajtskëp ja wääy, amajtskëp ja ne’kx, amajtskëp ja kojpk, amajtskëp ja ween, amajtskëp ja wääy, amajtskëp ja jënmä’äny, amajtskëp ëëts, amajtskëp atom. Kuwan ojts y’amajtskët. Ta te’n ojts myayët.

¿Tu’uky atom ntsopääjtyë’n? ¿Tu’uky ëëts ntsopääty? Tii ja poop’äjtën, tii ja tsujxk’äjtën, tii ja tsäjpts’äjtën, tii ja yëjk’äjtën, tii ja tsujxk’äktën nyëkejy. ¿Mää tyëkatsy? ¿Tii tyatëkatspy? ¿Tu’uky tsyoopääty?

Ku atom ojts n’amajtskyën, tu’uk ja eemy ja’y ja në’ëjpy ojts ttayo’oy, atom n’u’nk y’eemy. Pujtpëm ojts nyaxy. Ku ja u’nk ojts kyaxi’iky ojts ja xyëë y’akmo’oy: pën tëë mejts yä’ät jä’äy mëët m’amajtsk te’n mejts mxëë.

Ku ëëts ojts n’amajtsk, tu’uk ja eemy ja’y ja në’ëjpy ojts ttayo’oy, ëëts n’unk y’eemy. Pujtpëm ojts nyaxy. Ku ja u’nk ojts kyaxi’iky ojts ja xyëë y’akmo’oy: pën tëë mejts yä’ät jä’äy mëët m’amajtsk te’n mejts m’u’nk xyëë y’akmo’oyy.

Ja u’nk ojts myay, ja xëë ojts myay. ¿Jatii te’n ku ja ne’kx ja kojpk y’akxëëmo’oyy? Tu’uk ja eemy ja’y ja në’ëjpy ojts ttayo’oy. Amajtskëp ëëts, amajtskëp atom. Kom ja në’ëjpy ojts tyu’u tpiky.

M’apajxp. Apexyëm atom. Apajxp ëëts. Tii ak’apajxp, ja ne’kx, ja kojpk. M’aktaxekp, m’ak’ëjxwejtsp, ka’t m’aktseky, ka’t m’akjamyetsy, ka’t mejts mjä’äy, ka’t mejts mjujky, ka’t m’akmëjpëta’aky, ka’t m’akjëntsë’ëk, ka’t m’ak’ijxy, ka’t mejts mtsoopääty, ka’t mejts pën.
Jëts ja wet, ja wet te’ep ne’kx ja kojpk y’akta’apejtp. ¿Xë’n kyaxi’iky? ¿Tëkäjtspa? ¿Jatii ku tyëkatsy? Në’kx kojpk yë nayte’n: tsujxk, poop, yëjk, tsäjpts, pu’ts, jaam, tsu’nk. ¿Tii ten tsopätp? ¿Jatii ku atom ntsopääjtyën? ¿Jatii ku ëëts ntsopääty?.

Ja ne’kx, ja kojpk. Atom, ëëts, mejts, ëjts. Ja në’ëjpy amajtskëp. Miky mot ja në’ëjpy.
Ja ne’kx, ja kojpk: tsäjpts, yëjk, tsujxk, poop, tsu’nk, pu’ts, jääm. Jä’äy, tëxytyëjk, jëtyëjk, miky, mot. Atom, ëëts.

Amaxan:

* Este texto contiene algunos juegos de palabras difíciles de traducir. En mixe existen dos pronombres personales para la primera persona del plural, dos nosotros, por decirlo de algún modo: ‘atom’ es un nosotros que incluye al interlocutor, al que me escucha; ‘ëëts’ es un nosotros que excluye al oyente, al posible interlocutor que está escuchándome. Es importante explicar esta distinción. La traducción a continuación está hecha de una manera muy literal, esperando guardar un poco más el posible efecto.

 

 

 

 

Nosotros (contigo), nosotros (sin ti)

El cuerpo, la estructura. Nosotros (contigo), nosotros(sin ti), tú, yo. La sangre se hace dos[1]. Revuelta, entremezclada la sangre. El cuerpo, la estructura: rojo, negro, verde-azul[2], blanco, morado, amarillo, gris. Persona, mujer, hombre, revuelto, entremezclado.

Pareciera que florece en blanco[3], su mano se vuelve morada cuando la muerte se acerca, el sol la ennegrece, se tornó toda roja, su cáscara(piel) amarillea, se tornó verde-azul por mi caida, me estoy volviendo gris.

Me ves tú a la cara, me ves tú, me vigilas tú, me encuentras con la mirada tú. ¿En dónde estoy morado? ¿En dónde enrojecí? ¿En dónde soy blanco? ¿En donde mi cuerpo muere verde? ¿En dónde es mi pelo amarillo? ¿En qué parte mis ojos son negros? ¿Dónde es que es roja mi piel?. Mi corteza(piel) es morada, rojos son mis ojos, blanca mi mano, verde-azul es mi cabello, amarillo son mis ojos, rojos son mis huesos.

¿Dice tu cuerpo quién eres? ¿Dice el cuerpo quienes somos nosotros (contigo)? ¿Dice el cuerpo quienes somos nosotros (sin ti)? Así somos nosotros (contigo), así somos nosotros (sin ti).

Los huesos se hacen dos, se hace dos la sangre, se hace dos el cabello, se hace dos el cuerpo, se hace dos la estructura, se hacen dos los ojos, se hace dos nuestra corteza (piel), se hacen dos los pensamientos, nos hacemos dos nosotros (sin ti), nos hacemos dos nosotros (contigo). Nos hicimos dos por la fuerza. Y entonces nos muchos.

¿Valemos nosotros(contigo) lo mismo? ¿Valemos nosotros(sin ti) lo mismo? Qué es la blancura, qué es ser rojo, que es ser negro, qué significa ser verde-azul. ¿En dónde se diferencian? ¿Qué es distinto? ¿Valen igual?

Cuando nosotros (contigo) nos hicimos dos, fue para que la sangre corriera luego en una sola vena, la vena de nuestro hijo. Se precipitó con velocidad. Cuando el hijo nació se le dio un nombre: si tú te hiciste dos con esta determinada persona, a tu hijo se le asignó un nombre.

Cuando nosotros (sin ti) nos hicimos dos, fue para que la sangre corriera luego en una sola vena, la vena de nuestro hijo. Se precipitó con velocidad. Cuando el hijo nació se le dio un nombre: si tú te hiciste dos con esta determinada persona, a tu hijo se le asignó un nombre.

Los hijos se multiplicaron, los nombres se hicieron muchos. ¿Por qué es que se le asigna nombres a los cuerpos? Sólo fue una vena por la que corrió la sangre. Nos hacemos dos nosotros(contigo), nos hacemos dos nosotros (sin ti). Fue mucha la sangre que tomó los caminos.

Desprecias. Despreciamos nosotros(tú también). Despreciamos nosotros(tú no). Qué se desprecia, el cuerpo, la estructura. Se ríen de ti, te dejan atrás, no te quieren, no te recuerdan, no eres persona, no estás vivo, no te toman en cuenta, no te respetan, no te ven, no te valoran, no eres nadie.

Y la ropa, la ropa que envuelve el cuerpo y la estructura. ¿Cómo luce? ¿Cambia? ¿Por qué cambia? También es cuerpo y estructura: verde-azul, blanco, negro, rojo, amarillo, gris, morado. ¿Qué es lo que tiene valor? ¿Por qué tenemos un valor? ¿Por qué nosotros (contigo) valemos? ¿Por qué nosotros (sin ti) valemos?.

El cuerpo, la estructura. Nosotros (contigo), nosotros(sin ti), tú, yo. La sangre se hace dos. Revuelta, entremezclada la sangre. El cuerpo, la estructura: rojo, negro, verde-azul, blanco, morado, amarillo, gris. Persona, mujer, hombre, revuelto, entremezclado. Nosotros (contigo), nosotros(tú no).

 

[1] ‘Hacerse dos’ alude al acto de formar una pareja, casarse.

[2] En mixe, verde y azul se designan con un mismo término ‘tsujxk’, ambos son sólo tonos del mismo color.

[3] En este párrafo se consignan frases que se usan comunmente para referirse a tonalidades que toma la piel humana en diversas circunstancias.

 

 

 

1 copy.jpg10 copy-c53.jpg14-c97.jpg15 copy.jpg16 copy.jpg17 copy.jpg18 copy.jpg19 copy.jpg2 copy.jpg20 copy.jpg21 copy.jpg22 copy.jpg23 copy.jpg24 copy.jpg25 copy.jpg26 copy.jpg3 copy.jpg4 copy.jpg5 copy.jpg8 copy-c75.jpgH1 copy.jpgH10 copy.jpgH11 copy.jpgH12 copy.jpgH13 copy.jpgH14 copy.jpgH15 copy.jpgH16 copy.jpgH17 copy.jpgH18 copy.jpgH19 copy.jpgH2 copy.jpgH20 copy.jpgH3 copy.jpgH4 copy.jpgH5 copy.jpgH6 copy.jpgH7 copy.jpgH8 copy.jpgH9 copy.jpg


 

El término depuración étnica (ethnic cleansing) fue utilizado en la década de los noventa del siglo XX para referirse al intento de crear zonas geográficas que mantengan una supuesta homogeneidad étnica, como el caso del conflicto en la ex-Yugoslavia. La brutalidad que desató la separación de la Ex-Unión-Soviética hizo evidente, como nunca, que la unidad nacional no es otra cosa que una ‘comunidad imaginada’. Si bien, podemos detectar que el término y su contexto de significación pueden ser atados a un régimen particular, en estricto sentido, este es el síntoma más terrible de la fallida construcción de nacionalismos y su consecuente uso en la consolidación de los Estados Nacionales desde siglos atrás, su delirio en épocas de guerra fría en el siglo XX y su evidente contradicción y fractura en una narrativa de globalización en su transición al siglo XXI.

Una historia de larga duración, que en el caso de México, se detona a partir de la lógica del colonialismo que nos ha llevado desde el siglo XVI a nuestros días a socavar esa supuesta homogeneidad que el crisol de razas produce: el mexicano. Una contradicción que al desdoblarla hace evidente que el Estado, quien ejerce el control de la fuerza para mantener el orden democrático y, por supuesto, el que establece la igualdad ante la ley, es un artilugio que producen universalismos centrados en los ámbitos políticos y culturales. Es evidente, en estos tiempos, que la relación entre nacionalismo y etnicidad ha sido una operación ideológica, fascinante, que nos permite detectar que no se trata de un problema ontológico (de esencias) sino una construcción ideológica que compete más a la teoría política y a la crítica económico-política.

Oscar Farfán (Guatemala, 1973) es un artista que reflexiona sobre coyunturas históricas y contemporáneas de corte político y social, a partir de la representación fotográfica y explorando las posibilidades de sus cruces con otras estrategias del arte contemporáneo (por ejemplo: video, instalación, publicaciones). El proyecto Depuración Étnica, cuya primera fase se desarrolló entre el 2011 y el 2013 se planteó el objetivo de explorar las contradicciones que provocan las mitologías modernas sobre la identidad nacional y la nación mestiza, sus correspondientes tensiones entre la construcción ideológica del nacionalismo y hacer visibles las diferencias y la violencia que contienen los intentos de homogeneizar a partir de la catalogación, medición y control de los cuerpos.

Precisamente, uno de los usos de la fotografía desde el siglo XIX fue la identificación de los individuos con fines de control y su uso, ahora con nuevas tecnologías, sigue vigente. Es esta estrategia de representación la que toma Farfán, a lo largo de tres años, para generar un archivo de más de 1600 retratos de jóvenes elegidos aleatoriamente en distintos estados de la República Mexicana.

Farfán nos señala que su objetivo inicial al producir este archivo, “[fue] delinear visualmente, mediante una gama variada de tipos de rostros locales y desde una perspectiva tanto étnica como de clase, las variaciones fenotípicas que dan cabida a la determinaciones y prejuicios raciales. El proyecto toma como hipótesis fundamental que no existe una morfología facial del mexicano, que como nación nos constituimos a partir de las diferencias más que de las similitudes, en tanto que el estudio sistemático y evolutivo de las diferencias socioculturales apunta a que las nociones de identidad nacional es una construcción ideológica, más que material, que puede ser deshilvanada. Tal es el objetivo de Depuración Étnica.”

La exposición efectivamente deshilvana a lo largo de cinco salas está construcción identitaria de un “mestizo universal” presentando una arqueología de fenotipos, clases, discursos, clasificaciones, formas de representación que no se limitan a las imágenes producidas por el artista, sino que muestra una continuidad en el problema de la construcción del sujeto moderno desde la pintura de castas, la fotografía antropológica, la filosofía, la geografía, hasta la tecnología aplicada a la lectura antropométrica que amplía la diagramación de la imagen de filiación. Lo invitamos, a usted que visita esta exposición, a que explore las posibles lecturas que los elementos, que en cada sala configuran una constelación de formas de representación que tejen el entramado de una ‘identidad nacional’, permitan generar preguntas más que certezas sobre lo que nos constituye, en última instancia, como ciudadanos y no sólo como individuos amalgamados por un sentimiento nacional.

Eloísa Mora Ojeda

 

Final9

 

Final6

 

Final5

 

Final4

 

Final3

 

Final2

 

FInal1